Y ya de vuelta …..

 de pasar el fin de semana en la capital. Sip, en Madriz!😀

Después de una semana de estar los dos de trabajo hasta arriba, coincidiendo para dormir y punto, por fín llegó este fin de semana, para el cual teníamos plan reservado desde hacía meses.

Este fin de semana se cumplió el año de conocernos.

(Inciso para A., con cariño: conocernos de conocerse. Conocernos bíblicamente llegó (poco) después.)

Así es que decidimos que haríamos algo especial para la fecha. Meses atrás reservamos habitación en un céntrico y glamurosísimos y por lo tanto carisisisímo hotel de la capital, y mesa en un céntrico y glamurosísimo y por lo tanto carisisísimo restaurante de la misma capital, osease ídem de ídem.😀 Todo reservado por internet, a la búsqueda de una buena oferta.

Inciso 2: Una amiga de mi niño es en este aspecto bastante contraria a como somos nosotros: para ella el hotel cuando se viaja es completamente secundario cuando se viaje, requiríendose para aceptar “antro” como hotel de estancia simplemente mínimos requisitos como que no lo habiten violadores psicópatas y que no haya colonias de cucarachas o roedores de más de 100 miembros por habitación. (exajero un poco, aunque los tiros van por ahí). A mi niño y a mí nos gusta, por el contrario, ir a buenos hoteles, sobre todo si son de esos clásicos, con historia, de los que han sido escenario de películas o de momentos históricos. Por ello, a pesar del precio, decidimos darnos este lujo y el del restaurante siguiendo la muy inteligente teoría de L´Oreal: porque nosotros lo valemos.😀

Un motivo extra para ir a Madrid era conocer el piso donde está viviendo mi hermano desde hace unos meses, cuando dejó su empleo en Alemania e hizo lo contrario al título de la película: en vez de “vente a Alemania, Pepe” mi hermano Carlos por fín se ha vuelto a España, y ahora se está formando en una empresa en la capital antes de volverse a las provincias, que es donde mejor se vive, que mira que es difícil aparcar en la capital, leche!

Aún no había ido a Madrid a verle y a Frankfurt nunca fui en 2 años (lo sé, soy lo peor), así que este fin de semana no había discusión: ir a verle. Andaba yo, además, un poco preocupado por él. Desde que llegó allí, en pocos meses me ha llamado para contarme que una noche de fiesta bailó con Terelu, que a su gimnasio va también Andrés Burguera  y que en la finca en la que está alquilado tienes casa y dos empresas consultoras el futurólogo, leeelfuturoentodólogo y modelo de túnicas Rappel!!! Claro, yo quería conocer su medio ambiente y evaluar las posibilidades de que mi hermano acabara saliendo en algún programa del corazón como “ex-novio de”, lo cual me preocupaba!!!

La primera noche la pasamos con mi hermano. Vimos la zona y el piso, quedándome yo tranquilo y él con mi televisor. Porque sí, como yo me mudo de piso en breve y no necesitaré llevarme la tele, mi hermano me había pedido la mía y se la llevamos a Madrid. Una noche de alojamiento por una tele de plasma, creo que es más o menos a lo que se cobran los alquileres en la capital😀

De esa noche, taapeo por Huertas y luego, lo mejor: mi hermano nos llevó a un pequeño pequeño local cerca de su casa llamado “Shuzo´s” o algo así. Es un sitio muy pequeño, en el que no había mucha gente cuando llegamos. Simplemente una barra larga, como de tres metros y la gente sentada sobre taburetes o de pié a lo largo de la misma. El bar lo regente Shuzo, que es un japonés mayor, muy trabajador, no habló mucho pero tenía ese acento japonés divertido y era majete. Lo mejor, en el bar de Shuzo una música superchula: ace of base, clásicos americanos, alaska con sus campanas sonando en el corazón y un error sin solución, madona, ….. Estuvo genial, cargó los güisquises con cocacola un montón y además si lo pedías te preparaba sushi entre copa y copa.  Lo pasamos genial, nos hicimos fotos y yo estuve a punto de hacer un solo de baile y canción para todo el bar.

Al dí siguiente, después de un desayuno con churros, mi niño y yo nos fuimos al hotel. Del mismo, solo unas pinceladas: aparcaron mi coche en la puerta del hotel, cosa que me hizo ilusión. El primero de los recepcionista que nos atendió se llamaba Iago. Conserjería y recepción NO es lo mismo, sobre todo en un hotel de categoría. Este último detalle y otros hizo evidente al personal de que nosotros no éramos clientes habituales, pero nos trataron igual de bien. 

En la recepción, mientras nos inscribíamos, un huesped del hotel de acento suramericano pagaba la factura de su estancia en efectivo …… 6216 euros (dubidúuuuuu) !!! Que vamos, yo le calculé una estancia de 2 semanas para él, mujer y 16 hijos, suegra y perritos york-shire en suites, lo menos. También apareció un hombre joven de aspecto árabe con dos chicas jóvenes (que no dijeron ni mú), tapaditas de arriba abajo excepto el óvalo facial, que dijo que cargaran no se qué directamente  a la embajada de Qatar!!!! Bueno, yo con todo eso la ilusión de estar en un anuncio de Martini ya me la había hecho.

De nuestra habitación, destacar unas vistas preciosas. El baño, con una bañera con grifos dorados y los albornoces y las zapatillas blancas,…… bufff, qué de pueblo debo estar quedando contando esto, pero bueno, yo sigo. También destacar el buffet de desayuno de esta mañana, super bueno. Y el zumo de naranja, colado ( a ver si cunde el ejemplo, que no me gusta la pulpilla de la naranja en la boca), y ensada de tomate y mozzarella, mmmm.

Después de registrarnos en el hotel nos fuimos a dar un paseo por los alrededores, y mi hermano nos reveló un secreto: en un spa que se ve que está de moda y que queda cerca del hotel, mi hermano nos había comprado dos masajes “Romance”, dos horitas ni más ni menos.

Mi niño y yo muertos de vergüenza, ahí nos presentamos a las cinco de la tarde. Se notaba que el sitio tiene mucho glamur: todo de mimbre y de estilo tailandés, luces suaves, macetitas llenas de agua con flores flotantes, música de fondo asiática relajante, luces indirectas…….. que no, que no era un burdel! Era un spa!😀

El caso. La tailandesa nos acompaña una sala donde, con las cuatro palabras de español que sabía y a sonrisa eterna en la boca, nos señala unas taquillas y nos dice que nos cambiemos y nos pongaos el albornoz. Acto seguido se va, dejándonos a mi niño y a mí entre muertos de la vergüenza, al borde de la risa…… y con la duda que nos surjió al momento, de si teníamos o no que desnudaros del todo!!!

Solventada esa duda preguntando a la primera tailandesita que vimos cerca (“Ssssi, sssera lo mejorrr”), y yo apretando bien el cinturón del albornoz y llevando cuidado mientras esperaba sentado de no sufrir un episodio estilo “marujita y parada en el barco” o similar, al poco una nueva taiandesita (es sufijo no es gratuito, eran todas tailandesas o de esa región del globo muy menuditas, sonrientes y con evidentes carencias en el conociemiento de la lengua de Cervantes) nos pidió que la siguiéramos a una salita, prácticamente en penumbra, en la que había dos camillas una junto a otra. No indicó que nos quitásemos los albornoces y nos tumbásemos.

Otra tailandesita apareció en la habitación. Una vez tumbados, nos cubrieron con una toalla y una bolsita sobre los ojos. Empezó entonces un masaje que duró dos horas.

Como decía, prácticamente  oscuras, sonidos orientales de fondo, el rumor del agua, flores bajo la camilla que veía cuando nos cambiaban y nos ponían boca abajo….; las tailandesitas habllando en su lengua, muy bajito….. todo invitaba al relax. A dejarse llevar por la experiencia, a evadirse a un mundo oriental…. Pensé: “Bueno, se supone que ahora con este masaje que me están dando me relajaré mucho, y que debo aprovechar est experiencia para desconectar.” Así es que me puse a ello y empecé a imaginarme algo relacionado con el momento. Como cuando uno se va a la cama e intenta “obligarse” a soñar algo concreto, yo intente hacerme a la idea de que estab en los campos de Indochina, vestido de indochino y recorriéndolos en bicicleta mientras el aire movía los tallos del arroz suavemente, … como en las pelis francesas o inglesas de estilo indochino….. 

En fin, que yo lo intenté. Pero e cinco minutos me di cuenta que nanai de la china capuchina. Ni me pude imaginar en la bici junto  los campos de arroz, ni como monje budista en un monasterio lleno de buditas dorados sonrientes con banderitas y templetes para poner incienso y dar palmadas, ni otras tantas imágenes en playas como Pataya ……. yo lo único que percibía era cómo claramente la tailandesita me cogía los deditos de los pies y me los estiraba de golpe, o cómo me agarraba de la pierna y me la flexionaba en plan gimnasta rumana prepúber, o como me iba chafando brazos, piernas, hombros, cuello, con una especie de rodillo de madera, hasta un momento en el que recuerdo que pensé con toda claridad “Se me ha subido encima y se está dando un paseo sobre mis cervicales, dorsales, lumbares y casi coccígeas!!!”.

Mi conclusión respecto al masaje fue buena. Yo no me pude abstraer de la realidad, ya digo, y cuando acabó no es que me sintiera como nuevo y lleno de energía y vitalidad y fuera y alegría de vivir, de hecho alguna pare de mi cuerpo (en concreto una oreja) la encontré bastante dolorida. Pero bueno, se lo curraron un montón, no hicieron un masaje de CASI todo el cuerpo a fondo, super profesional, nos llenaron de aceite aromático …… Una horita hubiera sido bastante, pero bueno, como experiencia estuvo ineteresante.

Esa noche, tras reuperarnos un poco de lo baldados que quedamos de la experiencia masaje, vestidos adecuadamente nos fuimos al restaurante en el que habíamos reservado mesa. De la cena, solo decir que, obviamente, nos costó un pico / riñón/ ojo de la cara/ huevo/ … etc.etc. Al acabar nos dieron el menú degustación que habíamos  tomado. Más que una comida, yo diría que fue una experiencia para los sabores: una cocina totalmente experimental. Mi niño metío la mano en el nitrógeno líquido que usaron para el mojito del principio y uno de los tres postres que nos sirvieron. también nos trataron muy bien.Bueno, no creo que repitamos en breve, aunque bueno, si cae el euromillón….

Y ya para acabar este post y para terminar de contaros cosas que nos pasaron este fin de semana: después de la cena nos fuimos a tomar algo por Chueca, que quedaba cerca del restaurante. Sigue encantándome la zona de chueca un sábado por la noche. Aunque parezca tópico, el 98% de la gente que veíamos paseando por la calle era gay (o lo parecía), y bueno, a mi no me gustan los ghettos pero ver a la gente comportándose con tanta naturalidad y tanta sensación de libertad por la calle, muchas de esas personas tanto más jóvenes que nosotros,…. me gusta. Nos fuimos a la Lupe, donde bailamos un poco, nos tomamos unas copas, yo recordé, ……

Y de esa noche no nació esta pequeña consulta con la que acabo el post este kilométrico, una pregunta que os traslado en plan concurso de la tele, pero sin premio:

¿Cuál de estas dos prefieres?

Comenta A espacio FUNCIONARIA

o comenta B  espacio ZOMBIE

😀 Cumplimos con casi todos los tópicos musicales gays: Kylie, Cher, Barbara, Alaska, …… excepto con nash, por supuesto!!!!

14 Respuestas a “Y ya de vuelta …..

  1. Esta celebracion se merece lo mejor y más.
    Y me quedo con la funcionaria asesina, me toca la fibra sensible😉
    Un besito.

  2. ¡Todos los catetos fuera de Madrid! jajaaj

    Vamos, cari que ya empiezas diciendo que se vive mejor en provincias, no? ¡que fuerte me parece! Tampoco hay aquelles botellitas azules que tanto buscabas cuando te subías a bailar semidesnudo en los podios… ¡Ay! que esto no tenía que decirlo, jajaja

    Bueno, que si no te pusieron a D´Nash vosotros os lo perdisteis, eh! que sepas que “la” Kylie cantó en playback…. pá que veas!!

    Y no me viste por Chueca? y no quedaste con Sonia y con Juanan?

    Bezos, mamarraxos.

  3. Y claro… que me quedó sin comentar eso de ” a mi cari y a mi nos gustan los hoteles caros”

    ¡llámales tontos a los niños!

  4. ¡¡FELIZ ANIVERSARIOOOOOOO!!!! y espero que sean muchisimos mas los que sigamos compartiendo.
    Besitos para los dos.

  5. ¿Y no robasteis las pantunflas?? Yo sí, Todavía las tengo… Y una toallita pequeña y tooooodos los carísimos jabones. Y me corté con el albornoz porque había un cartel que decía algo así como “si quiere un albornoz, pídalo en recepción”. Bueno, o la conserjería, porque yo también hice el ridículo… Y lo mejor era que las toallas estaban calentitas porque las dejaban sobre tubos de calefacción… Jajaja…
    A mí no me gustó NADA el hotel en cuestión.
    Sí. Nos vemos en Julio. Vamos, si estáis…

  6. Enhorabuena por el aniversario y feliz regreso, pues vaya si os dejastéis una pasta en el viajecito a Madrid, pero habéis hecho muy bien si os apetecía celebrarlo a lo grande. El dinero está para las ocasiones, ya supongo a qué hotel fuisteis, al MC de la Plaza de Santa Ana, antiguo hotel de toreros. Ya me lo confirmaréis y si es así seguiré siendo la bruja mayor del reino y si no, os invito a lo que queráis (será así de todas formas). Bueno, oido cocina, ya sé que os conocistéis “muy bien” hace ya más de un año, jajajaja, la verdad es que te llegó al alma la anécdota, shhhhhhh, hay ropa tendida.

    Nos vemos y hablamos.

    Besos,

    Aru

  7. Eso eso, tupasando por los Madriles cuando yo me largo a Extremadura, “endeluego” bueno niños espero que lo pasaseis rebien, me alegro de ese añito cumplido y que sigan sumando
    besos ganaciales

  8. Ups… por la descripción pensé que era el Ritz…

  9. B espacio ZOMBIE

    Sin duda alguna … Y sin alguna duda.

    Feliz versario, que de anis cumpliréis muchos!!

    Guapos.

  10. Aruca, no has adivinado.

    Pistas:

    -hotel legendario, promovido por Alfonso XIII y supervisado por quien le dió el nombre

    -inaugurado en 1910

    -nuestra habitación, en el quinto piso, tenía justo enfrente una vista del Hotel Palace.

  11. Ya eres todo un gay de primeraategoria…

    yo quiero bailar cn terelu.

    besos

  12. He acertado yo el hotel!!! Jejeje… ¿Robasteis las pantunflas? Yo sí.

  13. B despacio Zombie (jejejej)

    Me ha molado tu descripción, ya se como es un hotel hiper-caro, un restaurante ultra-hiper-caro, etc.

    Yo creo que lo mejor de todo, claro está, es haber podido pasar todo ese tiempo y experiencias los dos juntitos, que bonito.

    P.d.: Sobre el tema de el masaje, a mi me pasó algo parecido en Praga, si si, terminamos dos amigos en un SPA (que guay queda) y primero entró mi amigo, y luego yo, al salir me dijo, quédate en bolas, y yo entré y zas! me quité el albornoz sin más, jajajaaj, la tía se quedó flipada, porque parecía q iba yo todos los días, lo peor, es que, aún tenían que acondicionar el lugar, y jejeje, allí estaba yo en bolas mientras terminaban…mira que me reía cuando salí.

    Venga un abrazo.

  14. jajjaja, qué bueno, y qué suerrrrrrrrrrrrrrrrrrtttttttttttttttttttttttttteeeeeeeeeeeeeeeeeee, con lo refina que soy yo, me hubiera encantado la experiencia… jajajjajja

    Yo me dí un tailandés de esos en Mendoza, qué gozada, y qué risa!!!!, cuando la tailandesita se te sube a la chepa y te quedas así como diciendo, qué hago ahora?????, jajajajja, la risa que nos dio a mi compañera y a mí, cuando pensamos en nuestros maridos que desconocían el tema, y les regalásemos una sesión, con lo grandes que son los dos, y sintieran de repente la escalada de las orientales por sus espaldas… jajajjajaja

    Enhorabuena por el aniversario.

    Besos a los dos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s