¿Quién me conoce de verdad? o ¿Por qué me siento así? o ¿Qué hago que no estoy estudiando el cáncer de vulva? o más bien … pero qué clase de título es este?????

Me imaginaba escribiendo este post. Lo he intentado bastantes veces, a ver si en esta lo consigo y saco lo que quiero.

Por una parte me va muy bien. Creo que me va muy bien. Y por otra me llena un sentimiento de insatisfacción grande, que no me veo muy capaz de desterrar de mí.

Hay unas cuantas cosas que bullen en mi interior, bullen como cuando intento hacer hervido y consigo una olla a presión quemada por dentro, cebollas color cocacola y patatas y judías verdes duras.

Pero no las puedo sacar. Están muy dentro y me avergüenzan demasiado.

Algo había que hacer, y para empezar escribir aquí me parece un paso adelante, nunca hacia detrás. Querido Manu (=mi amigo sevillano enlazado aquí al lado, que escribe muy bien, que vive en Sevilla, provincia de Siberia, pero donde se come muy bien, todos viven en casas del XVIII y van repeinados y con patillas), es verdad, eres de los pocos que aún postea, pero yo quiero seguir tu estela.

Vamos allá:

1) Se supone que yo iba a ser de otra manera. Una OTRA manera no tan diferente a la que soy, pero bastante diferente en algún punto muy substancial. De esa forma no puedo ser, pero siempre lo he intentado y, de cada a alguna galería, lo he conseguido, se ve.

2) Mucha gente cree que me conoce muy bien. Gente que me quiere y gente que seguro que me pone de vuelta y media, confío que de estos los menos. Pero bueno. Gente que sabe lo que se supone que debo ser. Que creen que saben lo que yo quiero para mí. Y que se alegran porque piensan que lo he conseguido o lo estoy consiguiendo.

3) PUES NO. NO, NO, NO, NO.

Creo que nadie me conoce realmente por dentro. Mejor dicho, muy muy poquita gente sabe lo que quiero. Lo que realmente me hace ilusión. Lo que me hace sonreir por dentro.

La gente que me critica me da bastante igual. Por la gente que me quiere y que se alegra por mí me sabe muy mal. Lo siento. Te alegras de que te hablen bien de mí. Yo me alegro por tí, pero a mí no me llena eso. Se alegra de que tenga “el futuro asegurado”. Esta expresión representa curiosamente un arma de doble filo. A mí no me llena.

Y yo no quiero ser desagradecido.

Y yo no quiero ser irresponsable.

Y yo no quiero ser un crío.

Y, al final, yo mismo discuto conmigo mismo, y encima soy cobarde, y al final me refugio dentro, y por fuera me vuelvo aspero.

Y debería esta estudiando el cáncer de vulva.

Pero quería escribir un poquito aquí. Sigo aquí.

Quisiera recuperar eso que, en mis pensamientos acerca de yo, yo y mis circustancias he pensado que era mi “progresa adecuadamente”. Porque siento que no progreso adecuadamente.

¿Puedo pedir unos cuántos deseos? ¿Se me cumpliran si los escribo en este privadísimo diario personal? A ver, así al tuntún:

– Quiero escaparme.

– Quisiera vivir una temporada fuera.

– Quisiera aquellas mañanas, aquellos rincones, aquel iPod. Aquel explorador.

– Quisiera no ser amargo.

– Quisiera saber qué quiero realmente para luchar por ello.

– Quisiera quererme más. Creerme más.

7 Respuestas a “¿Quién me conoce de verdad? o ¿Por qué me siento así? o ¿Qué hago que no estoy estudiando el cáncer de vulva? o más bien … pero qué clase de título es este?????

  1. Son unos buenos deseos. No se si has conseguido escribir este post como querías, pero estás encaminado. Sigue haciéndolo.

  2. Creo que todos nos hemos sentido así alguna vez, perdidos y sin saber nada, pensando que nadie nos conoce y con la mente puesta en otras cosas. Bueno, al final si que nos conocen, más de lo que nos pensamos, pero realmente los que nos quieren si que saben lo que queremos y van a estar ahí siempre.

    Ojala tus deseos se cumplan.

    Un beso cielo

  3. Lo cierto es que cada vez cuesta más escribir. Como también cuesta ser consciente de lo que uno tiene, al menos valorarlo consecuentemente.
    Claro que te va muy bien, y estoy seguro de que lo valoras así. Pero eso no impide que queden muchas insatisfacciones o carencias difíciles de desterrar. Demasiado arraigadas en el interior y en el tiempo.
    Es normal que con frecuencia se hagan sentir, y que se cocinen demasiado por dentro de uno. Se agrava porque no siempre hay válvula de olla exprés capaz de aliviar esa tensión interna, y eso nos pone en evidencia cuando somos conscientes del volcán sin explotar que asemejamos.
    Pero uno debe avergonzarse por ello, tampoco compadecerse. Solo hay que aceptarse, comprenderse. Lo sé, es fácil decirlo. Fíjate quien va a hablar…
    Los blogs han ayudado mucho a ese escape, sirven de terapia, de desahogo, ayudan a seguir adelante y hasta sirven para tomar impulso. Desde mi retiro siberiano, digo sevillano, te invito a seguir tomándolo.
    Me resulta curioso ese pensamiento tuyo de que ibas a ser de otra manera cuando en realidad -si te paras a pensar- no podías ser de otra manera porque solo llegamos a ser lo que finalmente somos. Otra cosa es que no nos guste y cambiemos para ser de otra forma, o que imaginamos, eso sí, cómo de diferentes podríamos haber sido al final si las cosas en nuestro entorno hubieran sido distintas.
    De todas formas, en lo sustancial -si te fijas- no somos tan diferentes. Son los demás los que insisten en verlo así. Y a veces nos empeñamos en echar mano a su visión. Lo que nunca deberíamos aceptar es convertirnos o revestirnos de la forma que los demás se empeñen en que debemos tener.
    No me atrevería a decir que te conozco (¿quién es el guapo que de verdad se conoce del todo?…), y mucho menos bien. En todo caso te adivino, te imagino, te recreo… porque te aprecio.
    Nunca osaría decir qué debes ser, qué es lo mejor para ti. Pero sí puedo admirar en ti lo que considero avances de los que uno carece. Si es para ti un logro admirable o no ya es otra cosa. Igual es más fácil ver en los demás los logros que uno ansía.
    Sí me gusta pensar que podrás llegar a sonreír a ratos, esperando que esa sonrisa se haga algún día permanente.
    No olvides que tú nunca podrías ser desagradecido. Pero tampoco le debes servidumbre a nadie, salvo a ti mismo. Tampoco serías irresponsable, aunque uno acabe por obsesionarse con la responsabilidad, que por cierto también empieza por uno mismo.
    ¿No quieres ser un crío? Pues un puntito muuuuu shico (como el mío) siempre viene bien. Ser del todo adulto debe ser muy aburrido. Si dejaras de ser del todo niño perderías una gran parte de ese encanto que llama la atención en ti. Y aunque discutas contigo mismo, interiorices (eso no revela cobardía, sino humanidad), y puedas parecer arisco… no lo haces desaparecer del todo, afortunadamente.
    No deberías estar estudiando el cáncer de vulva salvo que quieras estudiar el cáncer de vulva. Y es algo que siempre puedes hacer, cuando quieras hacerlo. Como escribir o recuperar la costumbre de desvelar tus pensamientos, plasmar tus circunstancias y analizar tus progresos. Seguir ahí.
    Es bueno sentir deseo. Y muy positivo tenerlos. Que se cumplan ya es la h…
    Y aunque no creo que escribirlos sea -a modo de El Secreto- una fórmula que garantice su éxito, por probar…
    Por si ayuda, quiero que te escapes, sin desaparecer. Quiero que vivas una temporada fuera, si así te encuentras más adentro. Quiero para ti aquellas mañanas, aquellos rincones, aquel ipod y aquel explorador de antes, pero también lo que tienes ahora. No quiero que seas amargo, pero solo piensa en lo que nos hace sentir el Valor noir. Quiero que sepas qué quieres realmente para luchar por ello, pero sobre todo quiero que venzas. Quiero que te quieras más, al menos tanto como para valorar aún más lo que él te quiere, lo que muchos te quieren, lo que te aprecio.
    Creo en ti ¿no vas a creer tú?

  4. yo soy de las que te quieren, no se si te conozco mucho, pero de lo poco que se, es que nunca me has parecido amargo pero….darte un lametón la próxima vez que nos veamos…¿no quedaría muy bien, verdad?🙂
    Un besito.

  5. Manu, eres un cielo, como Sonia. Pero, efectivamente, el enemigo está en casa, dentro de uno mismo…. y me siento responsabilísimo de mi mismo. Solo que se ve que soy un contrincante increiblemente para mí mismo…. :S

  6. Yo creo que en esta vida nunca tendremos claro lo que queremos, por el contrario cada día afianzamos más lo que no queremos…
    Viene bien de vez en cuando perderse mirar para nuestros adentros y escucharnos
    Te sientes mullidito y bien contigo mismo.
    Pero niño de amargo nanay, pero si eres un dulce de leche jajaja
    Se lo preguntamos a tu contrario???😉 un abrazo

  7. Es muy peligroso entrar en una dinámica de tristeza. El resultado es una espiral de autodestrucción en la que, cuando te ves bien, te castigas por haberte permitido la licencia de sonreír y te obligas de nuevo a estar mal.

    No te dejes arrastrar. Tanto si ese sentimiento es justificado como si no, la llave está en ti y sólo en ti.
    Yo tuve que levantarme un día y rebelarme ante mi dejadez, jurarme a mí mismo que iba a luchar, que no me iba a dejar arrastrar por demonios. Puedes hacerlo. Partes de la ventaja de que eres consciente de tu situación. Eso es un punto a tu favor.

    No permitas que subestimen tu sentimiento. Ayer me decían a mí que me comparara con tanta gente que muere de hambre y me sintiera un privilegiado. Y yo me niego a ese conformismo. La desgracia ajena no puede ser mi motor… Y mis problemas pueden ser nimios para ti… pero no para mí… porque son los míos.

    Mientra te decides a quererte, no olvides nunca la cantidad de gente que tienes alrededor que te queremos. Y recuerda que la gravedad no siempre es invencible 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s